14 oct. 2010

BridgetStory


Programar una entrada en Blogger es como escribir sobre el futuro en diferido. Mientras Lady Di muere atrapada entre un amasijo de hierros (léase Puente de Alma, de Julián Ríos), andas eligiendo imágenes, cursivas, fechas y horas. Hoy es Bridget Monday, día de escritura en OpenOffice, pero también Middle Thursday y cruzo el Puente Quinto Centenario en Sevilla. Mañana es fiesta, mañana es viernes. Por la tarde creo que no podré ir a la presentación de Hilo musical, de Miqui Otero, a quien me gustaría hacerle un par de fotos-retrato de grupo o de muro con señora editora montada en moto. Dijo William T. Vollmann: “En las panaderías todo me recordaba a huesos […] Otros comercios apestaban a queso de color hueso”. He recibido la recomendación de ver la película Letters to Juliet, y no tengo ninguna esperanza de que me inviten a la Feria del Libro de Frankfurt del año que viene, aunque sagt niemals nie! Al fin y al cabo somos sólo sensaciones, cualquier script inesperado nos mueve a la acción, o nos deja en el sitio. La historia es mínima en comparación con lo que aún queda por contar. Hordas de personajillos afilan sus lápices y limpian de virus sus registros de sistema. Dijo Pessoa: “Mi orgullo lapidado por ciegos y mi desilusión pisoteada por mendigos”. Olvidó mencionar la poesía de la basura agitada por el viento. Tiro una piedra en favor de Vargas Llosa, que fue capaz de acordarse de Carlos Barral. Esperamos con impaciencia una novela escrita por un pirata somalí. Okidoki, amigas y amigos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

De toda la entrada sólo entiendo lo de lanzarle una piedra a Vargas LLosa, ¿Barral, no fue el editor que no editó Cien años de soledad? .

José Luis Amores dijo...

"Tiro una piedra en favor de Vargas Llosa...". Cien años de soledad es de García Márquez.

En una conversación telefónica que mantuvo TVE1 con Vargas Llosa el día de la concesión del Nobel, el escritor tuvo una muestra de agradecimiento hacia Carlos Barral, que lo ayudó mucho en su edición en España.

Saludos.

Anónimo dijo...

En mi pueblo cuando tiramos piedras no hacemos aguas. Permita Dios que nunca confundamos una cosa con la otra. ¿Usted de dónde dice que es?

José Luis Amores dijo...

Se agradecen los consejos, y se hará lo que se pueda. Le dejo un enlace, para facilitarle la labor (sobre de dónde soy y demás datos de padrón): http://www.blogger.com/profile/16888716900456380694

Publicar un comentario

Thomas Pynchon

El maestro

David Foster Wallace

Un discípulo aventajado

Entrevista en origen

A modo de evangelio

Hermano Cerdo

Sigueleyendo

Revista de Letras

Jot Down Cultural Magazine

Suomenlinna

Javier Calvo

Correspondencias

Hugo Abbati

Las teorías salvajes

Pola Oloixarac