Buscar este blog

Cargando...

25 oct. 2011

Setenta acrílico treinta lana

Me acerco a esta novela el fin de semana sin ningún prejuicio. Hay múltiples y ruidosas voces que, por un lado, alaban a la autora pero dicen poco de su trabajo y, por otro, la denigran en base a su temprana edad (23 años) y a declaraciones descontextualizadas sin tampoco añadir nada sobre su novela. Demasiadas voces, pues la edición española (ella es italiana pero reside en el Reino Unido) acaba de salir de imprenta aunque, hay que decirlo, viene precedida de todas esas referencias que a cualquiera que no tenga una idea preconcebida de cómo debe ser y parecer —y aparecer— el arte le impulsarían a leerla.

20 oct. 2011

Paul Poor

Me llamo Poor, Paul Poor, y soy socio de Míster Standard en Standard & Poor’s. Somos conocidos por esa parte de nuestro trabajo que consiste en poner nota a las deudas de los demás. Es nuestra forma de marcar, de anticipar la probabilidad de que quien deba dinero pueda pagarlo a su vencimiento. Una tarea nada fácil ni agradable. Siempre que finalizo uno de mis cálculos y resulta negativo me lo pienso mucho antes de hacerlo público. Soy consciente de que en esta época de honor devaluado manda la nobleza del dinero. Y a nosotros nos toca decidir su rango.

19 oct. 2011

Entrevistas breves con hombres repulsivos

Mondadori lleva meses amenazando con publicar la traducción de El rey pálido, la novela inconclusa de David Foster Wallace, pero ya, por fin, el 17 de noviembre podremos abalanzarnos sobre un ejemplar para devorarlo y, quizá, terminar su trabajo. Hay que ponerse metas complicadas. Abandonar los sudokus y la narrativa barata. Los objetivos a corto plazo devuelven granos de alegría y tedio inmediato. Ya basta de quejas, quizá no podamos levantar el PIB pero eso no significa que estemos dormidos. Podríais empezar por dejar de leer pamplinas y poneros al día.

16 oct. 2011

el afinador de habitaciones

y yo lo he pensado muchas veces: que estás en tu ataúd, o en tu lecho de muerte, y estás ahí, mano sobre mano, esperando que pase algo, y de repente, de la forma más sobrenatural, ves una cosita que sale así, que sale de ti, y revolotea desmañadamente por la habitación, y un par de vueltas y se escapa por la puerta, o por la ventana entreabierta, y te das cuenta de que es el alma, con sus alitas y todo, y que se va, que se va sin ti, y que tú no eras el alma, que no estabas en el alma, que estabas en el cuerpo, y que te quedas

10 oct. 2011

En teoría

Esto no es literario, pero podría servirle a literatos, periodistas, filólogos, currantes de la letra y lectores. También a estudiantes. Aviso que su puesta en práctica requiere algo de esfuerzo y buena letra. Se trata básicamente de ese tipo de iniciativas que los manuales de autoayuda nunca incluyen porque sus autores no tienen ni puta idea de cómo hacer realidad las quimeras que escriben. Lanzan su basura de sentido común y a cobrar, verbo impío. Después los encuentras dando conferencias, asesorando a catetos de la economía y firmando columnas en los periódicos: zonas superdinerizadas.

7 oct. 2011

Tirarse a Cenicienta

Se vende como la revolución literaria del año —que no “revelación”, ésta palabra la reservaron los de Salamandra para la novela de Franzen—, por calidad, precio y forma de entrega. Y por apostar por un futuro que quizá ya esté aquí. Libros a un euro (adelante, chiste fácil…). Los responsables de sigueleyendo.es han dicho basta y han decidido reventar el mercado, quitándole el cuento de las manos a libreros y distribuidores. Y como sin cuento no hay negocio que valga, hasta medio centenar de escritores han dado el Sí quiero a una iniciativa que, por buena y pienso que bien puesta en práctica, merece que la plagien y la maldigan e incluso la parodien.

6 oct. 2011

Carta abierta

Desde que se conoció la noticia de la inminente retirada de El Hacedor (de Borges), Remake de Agustín Fernández Mallo a raíz de las presiones de los abogados de María Kodama, viuda de Jorge Luis Borges, han sido muchas las muestras de apoyo que ha recibido el autor (y digo bien, autor) del libro. También —por aquellos que ven la literatura como un estadio de fútbol y se escudan en el anonimato de la masa para soltar eructos— en su contra y a favor de cualquier maniobra destinada a minar su profesionalidad.

4 oct. 2011

Fricciones

Preliminares. El sábado fui a comprar libros y casi no me llevo ninguno. En la librería vi una gran torre de ejemplares de Libertad, de Jonathan Franzen, al increíble precio de 25 euros. Cierto que la novela se anuncia como la novedad literaria más esperada del año (o algo así), y que tanto su envergadura como la alcurnia de sus blurbs prometen un buen rendimiento de la inversión. Pero 25 euros. Entonces me acerqué hasta la sección de literatura en otros idiomas para buscar Freedom, también de Franzen, y encontré dos formatos a precios distintos: el más majo, 13 euros; el de bolsillo, sólo 8.
Thomas Pynchon

El maestro

David Foster Wallace

Un discípulo aventajado

Entrevista en origen

A modo de evangelio

Hermano Cerdo

Sigueleyendo

Revista de Letras

Jot Down Cultural Magazine

Suomenlinna

Javier Calvo

Correspondencias

Hugo Abbati

Las teorías salvajes

Pola Oloixarac